Entervista a Gaspar Flores, Pregonero de la Semana Santa 2017

Gaspar Flores Castellón nació en Cuevas del Almanzora, en 1946. Aprendió sus primeras letras en el parvulario de las monjas de San Vicente de Paul en el Hospital de San Antón. Hizo la enseñanza primaria en el Grupo Escolar Manuel Urbina Carrera (antigua “Graduada”). Cursó Bachiller Elemental y Superior a caballo entre la Academia de Nuestra Sª del  Carmen (Convento de Cuevas) y el Instituto José Ibáñez Martín de Lorca consiguiendo la calificación de Matrícula de Honor en las reválidas de 4º y 6º.

Gaspar estudio Ingeniería Técnica Industrial en la especialidad de Química en la Escuela de Barcelona, acabando con el nº 2 de su promoción, diplomándose en Ingeniería Química de Curtidos en la Escuela Superior de Tenería de Igualada.

En 1974 contrajo matrimonio con su entrañable amiga de la adolescencia Mary Martínez Sánchez, compañera ya para toda la vida, de un cuevano brillante que estudió gracias a las exigentes becas de la antigua Organización Sindical, las cuales no permitían ningún suspenso y una media de notable.

– ¿Qué supone para usted ser la lectura del pregón de la Semana Santa de Cuevas?

Ser designado o elegido Pregonero de Semana Santa no deja de ser una deferencia y un gesto de reconocimiento y consideración (puede ser por razones de muy diferente naturaleza) hacia la persona en cuestión. Soy plenamente consciente de ello y, por tanto, me congratulo y me siento embargado por una inmensa satisfacción y felicidad por haber sido objeto de este nombramiento en mi tierra, en la ciudad donde nací y a la que siempre llevé en mi pensamiento y en mi corazón por esos mundos de Dios.  Y lo agradezco porque soy bien nacido.  Me siento cuévano hasta la médula, y aunque desde joven hube de dejar ésta, mi ciudad, para formarme primero y después para realizarme profesionalmente, el hecho de haber compartido mi vida con una cuevana facilitó siempre mi continuo contacto y mi frecuente presencia en este lugar. Es por ello que nuestro proyecto de futuro lo concebimos aquí a donde regresamos hace unos años de forma definitiva. Aquí me siento encantado y este nombramiento y reconocimiento ha supuesto para mí la “guinda” que culmina el “pastel” que, en definitiva, supone la estancia grata y feliz en la tierra que me vió nacer. Paralelamente implica un compromiso y siempre una mezcla de temor y prejuicio a no estar a la altura de las expectativas depositadas en ti por aquellos que te han elegido en base a apreciaciones positivas con respecto a tu persona y a tu trayectoria de vida. Ello no deja de ser un reto y yo espero y deseo no decepcionar.

– ¿Guarda devoción por alguna hermandad en concreto?

Desde muy joven soy cofrade de la Hermandad de Nuestra Señora de las Angustias (Paso Azul), y aunque, por razones obvias, (siempre lejos) nunca tuve ocasión de participar de forma activa en los quehaceres que conlleva su organización y su participación en las Procesiones de Semana Santa, siempre me sentí identificado con sus colores, con su tradición , con sus devociones, y mi fidelidad será de por vida.

– ¿Qué destacaría de la Semana Santa de Cuevas?

La Semana Santa es un fenómeno excepcional en Cuevas. Ninguna otra actividad ha evolucionado siempre a mejor como este evento. Casi son dos siglos de historia y aunque cierto es que, como tantas otras manifestaciones y actividades culturales de la vida cuevana, tuvo un desarrollo considerable y destacado en la época coincidente con la actividad minera y la bonanza económica que ello supuso, pues aún en tiempos de horas bajas y de carencias considerables, siempre ha sido capaz de sobrevivir y, salvo en momentos puntuales, mantener un espíritu de mejora, en especial en los últimos tiempos, y ello gracias a la entrega, al tesón, al esfuerzo y al trabajo bien hecho de los equipos directivos de las distintas Cofradías y de toda la masa cofrade. Esto es lo más admirable. Se ha sabido, además, hacer uso de la experiencia acumulada en el terreno organizativo, se ha llegado a conseguir un verdadero y amplio  tesoro en obras de imaginería, se ha dado un paso de gigante en las agrupaciones musicales alcanzando un nivel interpretativo altísimo, se ha sabido despertar en las nuevas generaciones ese espíritu que anima al relevo y que garantiza la continuidad en tiempos futuros,……….. Todo esto es de destacar y nos hacer sentir orgullosos de nuestra Semana Grande, nuestra Semana Santa.

Tras desarrollar su labor profesional por países tan dispares como Marruecos, Brasil, Venezuela, Pakistán, Argentina, India, Hong Kong… Gaspar ha vuelto a casa. Tras su jubilación, regresó con su esposa a su tierra natal, a su querido pueblo, y hoy, aquí entre su gente de Cuevas, es una persona dedicada por entero a su esposa y a sus dos grandes pasiones: el mar y la música, además de la talla en madera y a viajar. Dedica mucho tiempo a la navegación y a la pesca, forma parte como clarinetista de la Agrupación Musical de Cuevas, con tres profesores de clarinete forma parte del “Cuarteto de clarinetes BARIA”, es contrabajista del “Trío de Jazz Costa en Almería” y es componente y Presidente del “Orfeón Tomás Luís de Victoria.

Gaspar es un cuevano de sentimiento y corazón, de esos que enriquecen el patrimonio humano de un pueblo. Su pregón será emotivo y cargado de palabras de agradecimiento a la vida y todos lo que nos sentimos afortunados por tenerlo entre nosotros.