Baria, la exposición: Inyección de ilusión y complemento ideal… DE PEDRO PERALES

PEDRO PERALES LARIOS. Poco tiempo después de la adhesión de Cuevas del Almanzora a la Ruta de los Fenicios, viene a producirse un importante acontecimiento que está llamado a constituirse en los próximos meses como el más oportuno complemento que podría haberse pensado para reforzar aquella iniciativa municipal e insuflarle a la misma el nuevo aliento necesario para que no pierda energía la iniciativa que lo impulsó. Hablamos de la exposición que se inauguró el pasado 30 de noviembre en el Museo de Almería con el sugerente título de Dioses, tumbas y gentes. Baria, ciudad fenicia y romana.

Por ello, el municipio cuevense vuelve a tener motivo, como ya sucedió con la adhesión citada, para agradecer su interesante y más que oportuna iniciativa a los organizadores de la exposición bariense, y para congratularse nuevamente por este nuevo acontecimiento que, sin duda, va a suponer otro espaldarazo para la puesta en valor de una parte importante del patrimonio histórico-cultural de esta comarca andaluza.

En la página Web del propio Museo de Almería los organizadores, además de invitarnos a visitarla, afirman de la exposición que sienten “emoción y nervios por presentar un proyecto en el que llevamos trabajando meses”. “Una exposición que traslada los resultados de más de un siglo de investigaciones sobre la ciudad fenicia y romana de Baria, que hoy yace bajo el casco urbano de Villaricos (Cuevas del Almanzora). Fondos del Museo de Almería y del Museo Arqueológico Nacional nos relatan los catorce siglos en la historia de la ciudad desde su fundación por los fenicios hacia el siglo VII a.C. hasta su completo abandono a finales del siglo VII o principios del VIII, coincidiendo con los inicios del período andalusí”, apuntan.

Esta exposición viene a evidenciar, una vez más, el peso de Villaricos en el estudio de las pasadas culturas fenicia y romana en la Península Ibérica y el acierto en la decisión de crear el pasado año la Asociación Histórico Cultural Villaricos Fenicia Baria, que según su presidente, Francisco Javier Fernández Espinosa, “nació con la idea de reivindicar el ingreso de Cuevas en la Red (Red de la Ruta de los Fenicios en España) como principal argumento, al mismo tiempo que poner en valor el patrimonio de Villaricos y el trabajo que Luis Siret realizó en la comarca”, añadiendo que “es hora de pedir sensibilidad con los hipogeos e invertir en su rehabilitación y mejora, cuestión que es fundamental para conseguir un producto cultural y turístico de calidad aprovechando las infraestructuras ya existentes, con proyectos realistas”.

La recuperación, estudio y puesta en valor de este pasado fenicio fueron los motivos por los que Antonio Fernández Liria, alcalde de Cuevas del Almanzora, y Arturo Ruiz, responsable de la Ruta en España, firmaron en marzo de este año la denominada ‘Carta de Jaén’, documento mediante el cual se establecen los compromisos a adoptar por los miembros de la Red, iniciando de esta manera una colaboración de gran repercusión cultural y turística encaminada a promocionar como recurso dinamizador de la economía comarcal los hipogeos de Villaricos, donde se encuentran cinco tumbas funerarias fenicias del total de las quince que hay en toda España. Según afirmó el alcalde de Cuevas: “se trata de un acontecimiento de gran importancia para nuestro municipio, porque supone participar en una plataforma de repercusión internacional utilizando la historia y nuestro patrimonio como elemento estratégico para el turismo”.

La Ruta de los Fenicios, considerada como el Itinerario de la Interculturalidad mediterránea, es un recorrido cultural que pasa por 18 países y por más de 80 ciudades, y que se centra en el legado de fenicios y púnicos de tres continentes. Al estar reconocida por el Consejo de Europa, cuyo objetivo es promover la cultura mediterránea y fortalecer los lazos históricos entre los países del Mediterráneo, pertenecer a esta ruta proporcionará al Ayuntamiento de Cuevas promocionar su legado patrimonial como reclamo turístico por toda Europa.

La adhesión a esta ruta y su oportuno complemento con la actual exposición sobre Baria son dos fundamentados motivos de esperanza para revertir el inmerecido estado de dejadez, desidia y olvido que los yacimientos arqueológicos que sitúan a Villaricos en lugar preferente para el estudio de la historia fenicia vienen viviendo desde que la piqueta de Luis Siret diera sobre ellos los primeros golpes, no obstante la excepcionalidad de intervenciones puntuales y esporádicas cuyas aportaciones apenas han trascendido y nada han aportado a este municipio en la mayoría de los casos.

Al infortunio que supone para el avance de los estudios ese letargo ya demasiados años mantenido inexplicablemente, hay que sumarle otros muchos factores que ennegrecen el estado de la cuestión. Sirva de ejemplo el lacerante agravio comparativo que inevitablemente se establece entre la inteligente colaboración del Gobierno de Murcia con su Universidad y la Autónoma de Barcelona, en el caso de la Cultura Argárica −de la que, por cierto, nuestra provincia es también cuna−, con lo que hace nuestra Universidad y nuestro Gobierno Autonómico. O, sirva también de ejemplo, la insultante y despectiva utilización de los hipogeos fenicios −después de una importante inversión y actuación para su puesta en valor− como rediles para encerrar ganado de ovejas y cabras, ante la inexplicable pasividad y dejadez de propios y extraños.

Por todo ello hemos de felicitar y agradecer a los organizadores de la exposición Dioses, tumbas y gentes. Baria, ciudad fenicia y romana, así como a quienes hicieron posible la adhesión de Cuevas del Almanzora a la Ruta de los Fenicios, sus iniciativas y esfuerzos. Tenemos la certeza de que, con ello, además de la inyección de ilusión para muchos cuevenses y estudiosos en general, nacen nuevas posibilidades de volver y profundizar en el estudio de la aportación de este municipio a la historia y cultura de un pasado de tanta transcendencia, al tiempo que supone nuevas posibilidades para la promoción en los campos de la cultura, el turismo y el desarrollo local y comarcal.