Un árbol de Navidad de 43 metros ilumina Cuevas

Un árbol de Navidad de 43 metros ilumina la Navidad de la pedanía de La Portilla en Cuevas del Almanzora, y también la de muchos kilómetros a la redonda, ya que aseguran que su silueta puede verse desde, por ejemplo, el municipio de Mojácar, que está a casi 30 kilómetros.

Es uno de los elementos decorativos navideños de este tipo más grandes que hay en los contornos, seguramente más allá del nivel provincial,  y puede que nacional, y el artífice del mismo es Fran Guevara con su empresa de telecomunicaciones, Instelnet.

“Todo nació hace cinco años, de madrugada mi niña me despertó y como ya me había desvelado me fui a la oficina y pensé en un árbol de Navidad, lo diseñé, y se lo propuse a mis trabajadores. Me dijeron que estaba loco… Me gusta mucho la época navideña, le gustaba mucho a mi padre,  y al final fuimos adelante con el proyecto, queríamos hacer algo grande y lo hicimos, la primera vez en diciembre de 2012 y hasta hoy, excepto el año pasado que, por motivos de trabajo no pudimos. A la gente le gusta mucho y nosotros estamos muy trabajo pero estamos encantados de poder hacerlo y verlo”, explica Fran Guevara.

Es un torre de telecomunicaciones (que es una de sus actividades principales) de 43 metros. Una gran silueta de árbol de Navidad confeccionada con tubo luminoso LED que se ve a más de 30 kilómetros. “De hecho, me llamó gente de Mojácar preguntándome donde estaba ese árbol  iluminado que veían (explica Fran con una sonrisa)”.

Instelnet nació en 2012 en el sector de las telecomunicaciones, pensando en la forma de dar servicio a las personas en este ámbito pero con algo así como un ‘low cost’ aprovechando las infraestructuras de las que ya disponían. Con un trabajo serio, riguroso y de buen servicio al cliente han conseguido hacerse querer dentro y fuera de su pueblo natal.

Gracias a Fran y su equipo, Cuevas del Almanzora tiene un gran árbol de Navidad que alumbra estas fechas y que impresiona a todo el que lo ve.

Hace unos días, este espectacular árbol se inauguró con la presencia del alcalde cuevano, Antonio Fernández Liria, y el pedáneo Francisco Guevara.