Sánchez Haro invita a las pymes agroalimentarias a “no bajar el ritmo” en su empeño por la modernización

El consejero de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural, Rodrigo Sánchez Haro, ha invitado a las pequeñas y medianas empresas (pymes) agroalimentarias a “no bajar el ritmo” en su empeño por la modernización “para crecer, ganar competitividad y generar, en consecuencia, mayor valor añadido”. Así lo ha manifestado a lo largo de su visita a las instalaciones de Cuadraspania, en Cuevas de Almanzora. Allí ha destacado los 44,9 millones de euros concedidos a estas entidades en 2017. Con ellos se respaldaron hasta 113 proyectos de transformación, comercialización y desarrollo de productos. Estos proyectos   movilizarán unos 100 millones de euros y contribuirán a la consolidación de unos 5.000 empleos y a la creación de otros 900.

Sánchez Haro ha insistido en la importancia de unos incentivos que ahondan en aspectos “fundamentales” como la innovación y la promoción, la seguridad alimentaria o la sostenibilidad. Estos son, precisamente, los objetivos con los que la consejería ha lanzado la convocatoria de ayudas a la modernización del tejido agroindustrial. Está dotada con un presupuesto total de 108,1 millones de euros (más del triple de lo previsto inicialmente). Incluye, junto a la de pymes, otras dos líneas, una específica para el sector del olivar y otra dirigida a grandes empresas. Estos incentivos se complementarán en 2018 con una nueva convocatoria para estas tres líneas.

170117_ Cuadraspania(Grupo)_opt.jpg

Dentro del apoyo a las pymes, las 113 beneficiarias, entre las que se encuentra Cuadraspania, suman una facturación global de más de 1.000 millones de euros. Estas empresas constituyen un motor de desarrollo en las zonas rurales de las ocho provincias. Más del 60% del total de incentivos se concentra, de hecho, en 70 municipios de menos de 25.000 habitantes. En el caso de Almería, se han subvencionado 15 proyectos que acaparan un volumen de ayudas de 5,8 millones de euros.

170117_Cuadraspania(Consejero)_opt.jpg

Los incentivos, encuadrados dentro del Programa de Desarrollo Rural (PDR) de Andalucía 2014-2020 y cofinanciados por el Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural (75%) y las administraciones autonómica y central (17,5% y 7,5%), cubren, en la mayor parte de los casos, la mitad del coste de las inversiones. Estas abordan desde la modernización de canales de comercialización y procedimientos de manipulación y transformación hasta la presentación de productos, la aplicación de nuevas tecnologías y la diversificación de las producciones; así como la implantación de sistemas de gestión de calidad, la mejora de la trazabilidad y de la eficiencia energética o la reutilización de subproductos.

El tejido agroindustrial andaluz

Andalucía contabiliza algo más de 7.000 empresas de alimentación y bebidas (pymes en más del 90% de los casos). Ellas constituyen el mayor subsector industrial de la comunidad autónoma en términos de empleo (más de 46.000 ocupados) y el segundo en valor añadido, sólo por detrás de las extractivas. La facturación, en este punto, supera los 14.000 millones de euros. La importancia del tejido agroindustrial de la región, en definitiva, como concluye el titular de Agricultura es “incuestionable”. No en vano, estas cifras suponen en torno al 24% del empleo, el 21% de los ingresos y el 18% del valor añadido de la industria andaluza.

Cuadraspania

Cuadraspania se constituyó en Cuevas de Almanzora en 1997. Tiene una facturación anual que ronda los 16 millones de euros. Está especializada en la producción de escarola y ha desarrollado nuevas líneas de productos, como cogollos de lechuga y alcachofas violetas. Cuenta con una superficie de más de 400 hectáreas de campo abierto y mantiene una plantilla de 270 trabajadores. Tiene concedida, en el marco de los incentivos a las pymes agroalimentarias, una ayuda de 226.975 euros que ampara una inversión de 453.951 euros. Además, se ha beneficiado, en el anterior marco comunitario, de dos subvenciones de 239.255 y 176.657 euros por parte del Grupo de Desarrollo Rural (GDR) del Levante Almeriense para la modernización de sus instalaciones.