Cuevanos campeones sobre dos ruedas

Damián, Andrés, Manuel, Christian y Javier son de Cuevas y son pilotos de Motocross. Cuevas es el único pueblo de Almería que tiene seis niños compitiendo en el Campeonato Provincial de Motocross de Almería, que se disputa desde febrero hasta diciembre y se compone de siete pruebas repartidas por toda la provincia almeriense. No solo corren sino que además lo hacen tan bien que, en este 2017, han conseguido varios podios.

De los que no tienen miedo a las caídas, de los que se apasionan por una moto y de los que compiten para ganar, pero sin olvidar el compañerismo y la ayuda a sus rivales en pista, pero amigos fuera de ella. Los cinco, junto al palomareño Javier García, llevan el nombre del municipio y de sus patrocinadores allá donde van, colgado de sus trajes, sus cascos, sus motos y sus carpas. Dentro de todo ese equipamiento van sus jóvenes ilusiones, su esfuerzo por ser mejor sobre sus ‘caballos’ de hierro y sus ganas de disfrutar con el motocross, poniendo en cada carrera y en cada entrenamiento todos sus sentidos, a pesar de sus tempranas edades.

Ellos que casi nacieron con una moto bajo el brazo, que empezaron a hacer sus primeros pinitos antes incluso de aprender a leer, “llevan en la sangre el motociclismo”, tal y como apuntó una madre de uno de estos campeones. Con tres años todos ellos recibieron su primera moto y, desde entonces, corren siempre que pueden, apoyados por sus padres y  madres, a pesar de los miedos que puede causar la velocidad y los saltos sobre las dos ruedas.

“Son buenos estudiantes, saben que tienen que serlo, porque ese es el trato”, explica otro de los padres. Ellos son, poco a poco, conscientes de la importancia de esa norma, las cosas de los progenitores… “Nos gustan las motos y correr y no nos da miedo habernos caído”, confirman con seguridad y con el encanto de esa infancia y juventud que les embarga de un atrevimiento y una entrega que no entiende de temores, pero sí de amistad y de ayuda al prójimo. “Se ayudan, nos ayudamos”, dice un padre, “si a alguno se le rompe la moto, todos vamos a echarle una mano para arreglarla, si un niño se cae, o si alguno ve que puede darle con su moto al compañero, frenan y se auxilian”, detalla otro papá.

No es el único premio que ya han conseguido: el de ser capaces de ser rivales y compañeros; también han logrado podios, como en el Campeonato Provincial de Motocross de Almería 2017, que acaba de terminar. Lucen sus diplomas y sus trofeos, con orgullo y alegría. De hecho, Cuevas del Almanzora tiene, gracias a ellos, al campeón y subcampeón de este provincial en 50cc y al subcampeón de 85cc. , además de otros buenos puestos en la clasificación general.

Sin embargo, correr y mantener una afición como el motociclismo no es sencillo, supone una importante inversión en tiempo y dinero. De ahí que los pequeños y también, como no, sus padres, muestren su sincero agradecimiento a esos patrocinadores que hacen posible que su sueño de llegar a ser profesionales del motor pueda ser realidad algún día, y si no, por lo menos, que mientras tengan ilusión por ser pilotos de Motocross puedan serlo.