Cuevas gozó de Consuelo en el XXV Aniversario de la llegada de la imagen

El Paso Negro de Cuevas del Almanzora clausuró ayer domingo los actos de celebración del XXV Aniversario de la llegada del Cristo del Consuelo a la localidad, con una procesión extraordinaria por las calles del pueblo, acompañados de vecinos, hermanos, hermandades del municipio y de otros pueblos de la comarca, bandas de música, representantes de la iglesia y la sociedad civil.

La Pontificia y Real Archicofradía de María Santísima de los Dolores (Paso Negro), le encargó al escultor Francisco Liza Alarcón la realización del Cristo del Consuelo para volver a acompañar a la Virgen Arrodillá que hasta la Semana Santa de 1992 había procesionado sola tras la destrucción del Cristo anterior en la Guerra Civil.

El 3 de abril de 1993, la imagen del Cristo del Consuelo llegó a Cuevas del Almanzora y fue bendecido por el párroco de la Iglesia de la Encarnación en ese momento, Don José Alascio. La Semana Santa de 1993 fue la primera que gozo del Consuelo de Cuevas del Almanzora, ya que fue la primera vez que el Cristo del Consuelo procesionó por las calles de la misma.

Con motivo del XXV Aniversario del Cristo del Consuelo, la Pontificia y Real Archicofradía de María Santísima de los Dolores ha iniciado el proyecto que llevaba tiempo queriéndose llevar a cabo de que ambas imágenes procesionen en un trono de braceros portados por hombres. Ayer, 11 de marzo de 2018, como acto que clausuró el triduo en Honor del Cristo del Consuelo se realizó una procesión extraordinaria en la que se pudo ver dicho proyecto hecho realidad en las calles del pueblo.