Cuevas inaugura su Cable Ski en el Canal Náutico

El Ayuntamiento de Cuevas del Almanzora llevó a cabo la inauguración de una nueva instalación que hará las delicias de los amantes de los deportes acuáticos. Se trata de un Cable Ski, uno de los más grandes de toda Europa, que se suma al resto de la oferta de deportes de agua disfrutables en el Canal Náutico que gestiona Lunar Cable Park.

Acto en el que el alcalde de Cuevas, Antonio Fernández, la edil de Deportes, Miriam Quintana, y el director deportivo del Canal, Wiktor Paul, fueron los encargados de inaugurar las instalaciones.


 Inauguración

“Hoy estamos de enhorabuena porque sumamos una nueva instalación a nuestra amplia oferta deportiva”, destacaba al inicio de la jornada el regidor cuevano. Y es que, añadía, “el Canal Náutico ya cuenta con uno de los Cable Ski más grandes de toda Europa, que se une al resto de actividades que se pueden realizar en este entorno único que tenemos en nuestro municipio”.


Razón por la que desde el consistorio del municipio “queremos agradecer a la empresa que gestiona estas instalaciones, Lunar Cable Park, por haber apostado por Cuevas del Almanzora y nuestro Canal Náutico”, subrayaba Antonio Fernández.


Una apuesta de peso con la que este “impresionante” Cable Ski se convierte así en “uno de los referentes nacionales del deporte acuático”, insistía el alcalde, ya que “somos uno de los pocos pueblos que puede presumir de un impresionante Canal de remo, un Circuito permanente de supercross o una piscina climatizada, entre otros enclaves”.


De este modo, con la apertura al público de este Cable Ski en el municipio de Cuevas del Almanzora “se hace realidad otro de los retos que nos habíamos planteado” desde este equipo de gobierno. Un reto que, como insistían sus responsables, era la puesta en marcha de las instalaciones del Canal de remo que se construyó con motivo de los Juegos del Mediterráneo de 2005.

Modalidad acuática

Tras el corte de cinta inaugural, tuvo lugar una exhibición deportiva de Cable Ski. Una modalidad deportiva que se practica en espacios acuáticos en la que, gracias a la peculiaridad del engranaje de un sistema de cable similar al de los utilizados en esquí de montaña, permite poner en práctica actividades como el conocido esquí acuático y wakeboard.


El mecanismo del cable esquí consta de dos cables que corren paralelos entre sí con portadores entre ellos (tubos de metal que se conectan a la cuerda del remolque con los esquiadores). El cable está sostenido por poleas, instaladas en torres de unos 8 o 9 m por encima del nivel del agua, lo que provoca que sea una sensación diferente que al practicar este deporte arrastrado por un barco. En general, los cables ski están preparados para la práctica del wakeboard donde hay rampas y deslizadores (módulos de obstáculos).